Un éxito

Hace menos de un mes salieron las primeras imágenes de una Habana destruida e inundada por el huracán Irma. En un video, rescatistas sacaban a una niña de brazos y se la entregaban a la mamá. En otra, un joven nadaba al lado de otros dos que caminaban casuales mientras se reían, probablemente descalzos y sin mirar el agua lodosa que les llegaba a la cintura.

Ayer un terremoto doblegó a la Ciudad de México. Hoy las imágenes que han sustituido las de la tragedia han sido las olas de personas que siguen moviendo escombros con palas, picos y con brazos desnudos. Las imágenes lo dicen todo: son masas de gente sudando, con tierra en el pelo y en la ropa, sin haber dormido o comido, escarbando entre hierro y cemento con la esperanza de encontrar personas desconocidas aún con vida.

Hoy Guatemala se fue a paro nacional. Desde hace ya semanas se está pidiendo la renuncia del presidente y de diputados de la Asamblea después de que intentaron reformar leyes para encubrir casos de corrupción y quedar impunes. El presidente además quiso expulsar al delegado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en el país. La respuesta: La gente se tomó la plaza central de la capital e inició una protesta pacífica pero firme que lleva ya semanas. Como dijo hace unas horas Carlos Dada de El Faro en El Salvador: “Guatemala necesita otra plaza. En esta ya no cabe nadie”.

Mañana Puerto Rico probablemente amanecerá destruido por un nuevo huracán. Las imágenes son de terror: corrientes que traspasan muros y vehículos totalmente cubiertos por el agua. En medio de esa escena, personas que parecían diminutas avanzaban hoy con el lodo hasta el cuello, alzando algo con las manos: sus perros y sus gatos, mojados y asustados pero seguros y en camino hacia un lugar seco.

Mientras el Popocatepetl se activa y el Poás empieza también a alborotarse, yo sólo puedo corroborar que Latinoamérica es un éxito. El piso siempre va a temblar, el cambio climático siempre va a venir (sobre todo si lo seguimos negando), los volcanes siempre van a emerger y el planeta siempre se va a querer rascar. La forma en que hemos aprendido a salir del agua y sobrevivir en estas tierras me hace pensar que tal vez, si aprenden de nuestro ejemplo, la humanidad sí sobrevivirá.

colibrie

Vibramos

Es normal que todos estos eventos nos lleven a buscar cómo acampar en otro planeta. Es difícil leer entre líneas cuando los medios presentan siempre el vaso medio vacío, fragmentado y turbio. A veces pareciera que las malas noticias son las únicas que existen y se nos olvida que los titulares no nos hace ser quienes somos. No somos los que ponen una firma para esparcir veneno en las espaldas de la comunidad bananera de Latinoamérica. No somos los que cobramos cheques extraordinarios del ejército. No asesinamos a nuestras amigas, hermanas, mamás, hijas. No lideramos la pandemia de femicidios que tiene a la Latinoamérica consciente totalmente furiosa.

Sentimos que vamos en una máquina que se estrella y llevamos 500 años esperando el estallido, pero, como dirían los Tacuvos… ¿Quién conduce el gran locomotor? y además, ¿Quién pone cuerpos descuartizados en las primeras planas de los tabloides de Honduras? ¿Quién se encarga de crear terrorismo mediático? ¿Quién elige presidentes, banqueros, estrellas de cine, cantantes o antihéroes? ¿Quiénes están asesinando a las mujeres? No somos nosotras. No somos nosotros. No somos nosotres.

Somos una comunidad que demanda silencio para escuchar sobrevivientes en medio de escombros. Somos las mujeres, las encargadas de hacer que la humanidad no se haya extinguido y que continúe así, aunque se haga tanto por impedírnoslo. Somos la región de la crisis y del caos, no morimos hasta que morimos y vibramos en esa frecuencia, la de la alegría, la plenitud, la apertura, el feminismo y la diversidad.

Decenas de estudios sociales han comprobado que cuando grupos grandes meditan en un lugar específico, el crimen disminuye considerablemente por varios kilómetros a la redonda por varios días. Imagínense todo lo que seríamos capaces de hacer sólo con dejar de tomarnos los titulares como vasos de agua e indignándonos mientras construimos, desconformándonos mientras nos damos cuenta de lo que realmente merecemos, derrocando gobiernos corruptos mientras redescrubrimos la tribu.

Advertisements

Esos famas

“…El cronopio en su casa recibía a un fama, una esperanza y un profesor de lenguas. Aplicando sus descubrimientos estableció que el fama era infra-vida, la esperanza para-vida, y el profesor de lenguas inter-vida. En cuanto al cronopio mismo, se consideraba ligeramente super-vida, pero más por poesía que por verdad.”

-Cortázar. Historias de cronopios y de famas.

Mis famas

Esos, de los que hablaba Cortázar y que luego enllavé en baúles forrados de polvo. Unos personajes que olvidé por mucho tiempo, no porque dejaran de respirar, si no porque dejé de juzgarles. Les convertí en amistades, les conté mis cosas. Les escuché, comprendí. Les imité.

A la altura de Cortázar

Me bajé del altar de cronopia y aterricé en el mundo de las oficinas encerradas del sol. Ahí fue cuando dejé de medir el mundo en termómetros de la altura de Cortázar y empecé a vivir con la humildad de quien tiene que trabajar para pagar cosas de un mundo que demanda cada vez más para dejarnos dar un paso. Conocí personas, lloré frente a Excel, me puse (alguna vez) zapatos altos. Yo, tan fama.

Verde zacate

Una no se entera de lo mucho que puede tener el alma pintada de verde zacate hasta que toca pasar el tiempo al lado de famas. Respiran bajito, para no hacerse sentir y aplauden a lo correcto, sólo cuando los números presentan sin duda el momento preciso de emitir sonido. Se rascan la cabeza cuando salen ideas de tonos fríos, se raspan hasta sangrar ante ideas multicolor. Son famas, tan buenos, cerrados e insoportables, como cubos con miles de vértices imposibles.

La lluvia

Y una que se creía ya tan fama, tan esperanza pero tan cronopia, saca todas las plumas, toda la lluvia y sin querer, bota el café en la reunión. No hay broma que limpie tal inconveniente ni pelo sin peinar que explique el silencio incómodo de tirar café frente a famas esperanzados.

Auto-aceptación

No soy fama. Tengo globos en el cráneo que me jalan para el techo a pesar del vértigo. Se me ocurren en el día formas de des-pensar, des-caminar y des-aprender porque si no, qué aburrido. En cuatro años cumplo cuarenta y no logro dejar de sentarme en las cunetas y garabatear en reuniones con mucha seriedad. Ayuda.

Que los finales no.

Se me ocurrió que los grupos de auto-ayuda para sobrevivir a famas deberían convertirse en salud pública. Que nos acompañen las esperanzas bobas, que se cante y que se ponga Bruno Mars a lo genderbender. Que se llore porque se puede, inventemos estadísticas y contemos historias que los finales no.

Los famas preguntan por qué y yo les respondo como Abril: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Porque esta dimensión de ustedes con sus pixeles tan evidentes.

Con sus finales tan evidentes.

Aló, ¿con Ortega por favor?

¿Se acuerdan de una época en la que, para surfear la pre-adolescencia con toda la estupidez necesaria, se hacían llamadas con bromas babosas a personas ocupadas? Era una época pre-internet, cuando se troleaba de frente, con papelitos o por teléfono. Hoy la cosa iría más o menos así: “Aló, ¿con el presidente Ortega por favor?”. Una vez letárgica contestaría: “El comandante no responde directamente a las llamadas. Puede dejarle…” Entonces yo pondría la sonrisa más idiota y prepararía mi peor imitación del vocalista de The Cure: “Dígale que llamo de 1985 para pedirle su estrategia de marketing político…”. Corte a negro.

Quisiera pensar que esa idea no pasa de ser un intento de broma para matar 3 neuronas un domingo y decir que este post no nació de un inteligente artículo de Tim Rogers publicado en Fusion. Pensé en la cantidad de medios internacionales que están cuestionando a Ortega y a otros gobiernos por los pasos que está dando (y se le está permitiendo dar) hacia una clara dictadura.

El problema de esta última década de gobierno de Ortega no es sólo que se considere el más corrupto de la historia de Nicaragua o que sus personajes parezcan sacados de una película de Terry Gilliam, en la que todos viven en una casa flotante que se derrite: El problema principal es que su maquinaria publicitaria ha minimizado la responsabilidad que tiene una persona (o personalidad) en relación con su identidad digital.

¿Será que se enteran de la cantidad de problemas que se solucionan, se crean y se deshacen en la esfera digital? ¿Estarán claros y claras de la necesidad de saldar esa distancia que hay entre ellos y una comunidad internacional y nacional que exige ver y escuchar de frente a todas las personas por muy inalcanzables que sean? Si acaso lo están, parece no interesarles.

Tomemos como ejemplo a Donald Trump. Eso de hacernos creer que tiene rabietas a las 11 de la noche y que hace tweets misóginos contra las esposas de sus contrincantes a esa hora, es una movida tan brillante como terrible. Nos hace pensar que este señor color naranja es tan humano y cercano como nuestro tío que se pelea con todo mundo en las reuniones familiares. ¿Será que Trump sabe qué es Twitter? probablemente no, pero nunca nos enteraremos.

Daniel Ortega no es Donald Trump ni Hillary Clinton. Es una figura pública que ha tenido el espaldarazo y respeto de una comunidad internacional enorme. De alguna manera, se ha sabido dar la vuelta y quemar los libros en los que ha sido mencionado como una figura del socialismo del siglo XX. Eso, señores y señoras, merece una explicación, una broma, o al menos un “Disculpen, son las pastillas”… porque al final, la gente no escatima en condenar ante el silencio.

No estoy segura, tampoco, si el régimen de Ortega y sus asesores comprenden qué uso darle a los distintos canales de comunicación. Está claro que el trabajo que han hecho dentro del país ha funcionado de cierta manera, cercando casi todos los canales de televisión e invirtiendo dinero público robado en mensajes partidarios impresos que llegan hasta el último rincón del país.

Han contratado experto tras experto para impartir talleres de comunicación digital  a la Juventud Sandinista, grupo paramilitar del estado que usa camisetas multicolor. ¿No será que están forzando el uso de medios de comunicación digital a personas que usan otros medios en su día a día? ¿O será que piensan, en su desesperación, que no existe otra forma de responder a la avalancha de mensajes críticos nacionales e internacionales en redes sociales que sí usan estos medios naturalmente?

Lo cierto es que la identidad digital personal de una figura pública ya no puede ser algo a lo que se recurra en última instancia. Nos guste o no, es ahora una marca, una extensión de esa persona que se ve en el espejo y que porta un nombre. La identidad digital de Ortega no puede estar “cubierta” con perfiles de parodias a su nombre. Al pensarse como mesías de un solo país chiquito de Centroamérica que no se abre a un diálogo internacional y que piensa en términos analógicos, está condenando su intento de monarquía y su plan de dictadura.

Lo que mi Abril me ha enseñado

Abrililustracion

Hace nueve meses tuve una niña de colochos y ojotes café. Conocerla fue reconocerla: hemos andado juntas desde mucho tiempo atrás. Además de aprender a incorporar el llanto de una bebé a mi día a día (el único sonido que antes me estresaba más que una sierra eléctrica) y aprender a celebrar su caquita en los días de estreñimiento, ella me ha enseñado muchas cosas en su corto gatear-andar.

  1. Es posible volver a tener 8 años

Fue a esa edad que descubrí que el mundo a como lo conocíamos se acabaría si no hacíamos algo al respecto. Empecé a dibujar, escribir, leer sobre eso: no sólo el calentamiento global estaba en marcha sino también la destrucción de la capa de ozono. La paranoia ambiental de finales de los ochenta resultó no ser paranoia. Luego lo dejé ir por salud mental.

Vino la Abril y volví a mis ocho años apocalípticos. ¿Y el agua? ¿Y el aire? ¿Dónde vivirá mi Abril? ¿Recordará cómo se ven los pajaritos migratorios? ¿Y el ruido? La respuesta es la que temía tener a esta edad: No sé y probablemente no sabré. La verdad que todo es más irónico y perverso que lo que está visible dentro de nuestros pequeños saltos evolutivos. Aceptar con vergüenza que estos cuestionamientos no le lucen a una adulta treintañera es mi único legado. ¿Qué hago, Abril?

  1. Los niños y las niñas necesitan su espacio fuera de estos pixeles

Lograr que nuestras queridas familias no subiesen fotos de Abril a redes sociales ha sido más difícil que hablar de temas ambientales con los voceros del canal interoceánico. Parece que la lógica es: sos una cosita tan linda, que subiré imágenes tuyas contra tu voluntad para que todos te amen por igual y vean que sos el ser más increíble del mundo.

El resultado, para otros y otras bebés, ha sido millones de timelines lleno de seres bellos con cachetes rosaditos y ojitos curiosos aprendiendo a descubrir un mundo que no existe en internet. Todas esas personas hermosas y nuevecitas no conocen qué hay en el Facebook o Twitter de la mamá o papá. No saben que otros pueden apropiarse de sus imágenes y reusarlas para propósitos mucho menos nobles y no tienen idea de lo que es mantener y cuidar una identidad personal, porque esa responsabilidad debería recaer en los adultos. Abril, ¿Cuándo querés que el mundo te vea?

  1. La mastitis es una tema del ganado y la lactancia materna es igual a pasearse en tacones altos con las piernas peludas

Mi ginecólogo es maravilloso: tiene ese toque humano que le falta a los médicos de hoy. A pesar de eso, resentí que al consultarle sobre cómo prevenir la mastitis, me diera información tan escasa. Corrí a san google para aprender sobre eso y… sorpresa! los primeros resultados me hablaban del mal manejo de la ubre del ganado al extraer la leche. Mejor me lo tomé con humor: parece que el tema de la salud de las mujeres aún no llega a un 2015… ¿o sí?

Superé lo de la mastitis y mi hija hoy sigue tomando pecho y espero poder darle hasta que ella (o ambas) decidamos parar. Sí, tías queridas y abuelas, así como esa señora rara que vivía a una cuadra de no se quién y le dio de mamar a su hijo por tres años. Este tema ha sido una lección para mí: yo hacía mala cara de la idea de amamantar a un bebé y todo lo relacionado con eso. El gran descubrimiento es que, además de representar una conexión maravillosa, inmuniza a mi nunguna de muchas enfermedades.

  1. Los tatuajes no desaparecen y los mommy jeans no aparecen

Temía que al día siguiente de parir iba a amanecer con un closet llenos de mommy jeans y que mis tatuajes iban a mimetizarse en pixeles con mensajes de superación personal de envío masivo. Pensé que de pronto, iba a dejar de olvidar mi bolso en todas partes o iba a superar conductas de adolescente como darme un shot de crema batida detrás de la puerta de la refri. Lo bueno es que sigo siendo la misma, sólo que tengo una hija.

Mi mayor temor con la maternidad es toda esa parafernalia de cosas que a una le han metido en la cabeza que la simbolizan. Según lo socialmente establecido, los hombres no deben jugar roles en la vida a menos que lo decidan, así que no tienen estos rollos mentales: el derecho al juego, a la estupidez (eso ellos se lo toman bien en serio), a la experimentación, la equivocación y al aprendizaje son temas silenciosamente condenables para las madres. Menos mal que la María Von Trapp de Julie Andrews es un personaje de ficción, porque la real creo que quería huir de regreso al convento.

  1. Om (sin afiches floreados de redes sociales)

Descubrí tanto con todo esto que aún estoy desenrollando situaciones increíbles que me explican todos los días qué ocurrió cuando nació la Abril. Descubrí que hay algo mucho más fuerte y poderoso en la maternidad y en la energía de la creación que lo que está a la vista y que es tan poderoso pero sutil que puede llegar a ser peligroso para las formas “estructuradas” de poder bajo las cuales vivimos.

Así como se celebra la vida, duele la destrucción cercana y lejana. Esta energía, opuesta al individualismo y la desconexión, no es exclusiva de la maternidad sino más bien de la construcción, pero ayuda a comprender lo que representa. Bajo riesgo de sonar (ahora sí) como afiche floreado de redes sociales, puedo afirmar que es una proyección que va desde el centro del pecho, difícil de nombrar. Abril, ¿vos sí me entendés, verdad?

  1. La Abril está conectada con su papá

Y no me refiero a un papá del típico cuento latinoamericano desolador: la distancia, la firmeza, la ira, el jefe de familia. Nada de eso. Me refiero a un papá mapá o pamá, igual que yo, listo para todo, como el otro que se responsabiliza y aprende con paciencia sobre todo lo que implica tener una hija. Un papá que se queda casi todos los días varias horas con su Abril mientras yo dirijo la oficina. Él la baña, le da sus vitaminas, le da su desayuno, le hace su frutita majada. Se opone tanto como yo a la idea de perforarle las orejas a su hija para que parezca niña y no niño. En otras palabras, la Abril tiene un papá con el que está conectada más allá de su genética garífuna y sus colochos impeinables.

Abril, ¿Qué más viniste a enseñarnos?

Bitácora (parte 2)

Ejercicio de navegación caótica

– con mis alumnos de Fundamentos de la Creatividad, grupo 3 – 

Puerto de salida: 1981

Es ridículo salir de wikipedia, pero es que nací en 1981 y probablemente mis referencias están oxidadas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Pel%C3%ADculas_de_1981

Dice Wikipedia que Muertos y enterrados es una película de terror dirigida por Gary Sherman en 1981.Los zombies ya estaban por estos lados hace 32 años.

http://es.wikipedia.org/wiki/Muertos_y_enterrados

James Farentino (nunca había oído sobre él) la protagonizó. Murió el año pasado, un día después de mi cumple.

Y de pronto, fui a parar a imdb, al perfil de un Farentino con un rostro bien estirado por cirugías http://www.imdb.com/name/nm0267232/

Chau, imbd.

Un sitio de online shopping en la India sin nada de exotismo tranquilizador. Hasta los modelos están estandarizados http://www.junglee.com/

Libros y películas en Hindi http://www.junglee.com/s/ref=nav_menu_3_2_2_2?rh=n:683865031&field-language=Hindi

The mantra that defines the youth of today?? uuhh?? http://www.junglee.com/Shaitan-Khandelwal-Koechlin-Malhotra-Bhoopalam/dp/B0089IKGMW/ref=sr_1_15?s=dvd&ie=UTF8&qid=1368736098&sr=1-15

Suficiente de películas. Me fui a google+ https://plus.google.com/+jungleecom/posts

Para variar, quedé atrapada en las redes de Google, mientras ellos trataban de explicar cómo y por qué deben robarme mi información para dejarme entrar a cualquier plataforma. No, no ingresaré mis datos https://support.google.com/accounts/answer/1733224?hl=es

Logré nadar hasta youtube https://www.youtube.com/?hl=es

Los trending topics en Malasia http://www.youtube.com/?hl=es&gl=MY

Parece que di con una de las bandas más vistas en youtube – Malasia ST12 – Putih Putih Melati http://www.youtube.com/watch?v=9l9ApnOWDok. Son tan mexicanos que da miedo.

Um… (bostezo) http://www.youtube.com/watch?v=ALNcKnwFn_M

Y que será esto tan feíto? http://www.youtube.com/watch?v=DTrS2JpgLD8

Bitácora de navegación: Uno puede salir de 1981 y llegar a dibujos animados malasios de mala calidad. Todo indica que los siglos XX y XXI siempre dan a Disney.

Bitácora de navegacion

Bitácora de navegacion

Ejercicio de navegación con mis alumnos la clase de Fundamentos de la Creatividad, 1er semestre de diseño y comunicación.

Reglas

  • Ingresar una sola búsqueda, que represente el puerto del cual querramos salir.
  • Hacer uso de los links que encontremos dentro de cada sitio, sin devolverse ni ingresar una nueva búsqueda.
  • Documentar el proceso en una bitácora.

Lunes 13 de mayo, 2013 

7:15 a.m.

Lunes https://twitter.com/search?q=%23lunes

Es tan, tan lunes, que ni la idea de un viernes tiene puta gracia.

https://twitter.com/mfgranaina/status/321139519967608832/photo/1

(La gente no sabe usar twitter. Ayudaaaa quiero salir del lunes!)

https://twitter.com/UltraNot_Hgo

Y, otra vez, Rios Montt, como los zombies:

http://www.ultra.com.mx/noticias/aguascalientes/Internacional/22911-80-de-anos-de-condena-a-rios-montt-por-genocidio.html

Es lunes y seguimos siendo tan lindos con el medio ambiente. Incendios forestales, incendios forestales, incendios forestales

http://www.ultra.com.mx/noticias/aguascalientes/Nacional/22928-reportan-13-incendios-forestales-ya-extinguidos-en-jalisco.html

Saquenme de aqui (sin acentos)

http://www.ultra.com.mx/buenpedismo/

Bueno, cualquier salida de ahi es buena, aunque sea por esta puerta.

http://www.coca-colamexico.com.mx/

De alguna manera, fui a parar a Coca-Cola Singapore

http://www.coca-cola.com.sg/home/home.asp

Y, como cualquier secta, la pagina no tiene links externos, todos dan, a… adivinen… Coca Cola!

Logré salir a blogger… http://blogsofnote.blogspot.com/

Little people! http://3.bp.blogspot.com/-rpkTdDD1lWI/Tw6krwME-hI/AAAAAAAABeM/sxVuk762AyE/s1600/Dead+Leaves+1a+-+blog.jpg

Así logré dar con Lisa Ding https://plus.google.com/+LisaDing/posts

O.o http://playspent.org/

No cargó. Maravillosos plug-ins faltantes en Mozilla Firefox… en la próxima, me busco otra nave.

Un perrito confundido por un león:

http://www.thedenverchannel.com/news/watercooler/charles-the-monarch-labradoodle-dog-mistaken-for-lion-prompts-three-911-calls

Esqueleto humano con más de dos décadas, esperando dentro de su vehículo chocado… perfecta noticia para empezar la semana!

http://www.thedenverchannel.com/news/local-news/hiker-finds-human-skeleton-in-old-crashed-car

Los chunchitos contenidos

Una vez se quitan los logos de la inauguración y los zapatos altos dejan de agujerear la alfombra y los ladrillos repellados, se pueden invocar, desempacar y soltar todos los chunchitos lindos contenidos que conforman esta bienal centroamericana.

No es como que se pueda avistar Centroamérica desde todas esas paredes blancas con olor a pintura. Tampoco es como que sea válido volver al tema del museo aburridísimo y del arte en su contexto. Es sólo que, para haberse acabado y reacabado el mundo tantas veces, esta muestra tiene una dosis de felicidad adicional que equivale a tratar de reírse de una carretera donde se debe caminar sin acera.

La mayoría de los trabajos bienaleros guardados en el museo de arte contemporáneo de Panamá tienen un discurso bajito, personal, de puro empierne. Como cuando un desconocido canta “Quelqu’un m’a dit” pensando que nadie más escucha o cuando en un banco alguien se saca la camisa para rascarse el ombligo. Así.

Hay algunas propuestas pensadas para aplaudirse o para discutirse a través de megáfonos, pero por suerte, son poquísimas. Otras, intentan documentar la centroamericanidad con lentes de curador europeo. Lo genial es que son el yang del ying, el menos del más, lo mainstream de lo sorprendente. Deben existir para que den ganas de desempacar y acampar en medio de las otras propuestas.

Y entonces uno viene y se encuentra con una gran piscina de dulce de leche cuajado, con un olor a gritos y con unas manos de niño que juegan al lado con la piel estirada del abdómen de su mamá. Qué ganas de acurrucarse en esa esquina de Maria Raquel Cochez, de dialogar con un tema tan cotidiano, preciso y autobiográfico.

Luego al doblar la esquina, el cuarto de la ropa de Lucy Argueta, con un poco de desaparición, de guerra perpetua y de reconocimiento de los muertos. El video redunda en el tema, pero la inercia de la ropa desecha sobre un pulcro plástico blanco de esos de CSI dan ganas de sentarse ahí, en medio, oler o invocar.

El salón de las máquinas, que viene después, bien podrían ser una sola obra, no por su similitud sino por la museografía hacinada. Tres obras: La de Léster Rodríguez, Patricia Beli y Colectivo Veinti3 (Moisés Mora, Darwin Andino, Juan Carlos Mendoza y yo) que se decidió poner en conjunto sin mucho márgen para existir. La premodernidad y las máquinas preindustriales son sólo el resultado de problemas muy reales en el Macondo centroamericano. Tan reales que La Máquina que Cambiará el Universo de desarmó por decisión del museo y tocó armarla horas antes de la inauguración.

Imagen

Doblando desde ahí, de nuevo el discurso en murmullos de un proceso de sanación con el trabajo de John Juric, donde se unen frasquitos vacíos de tratamientos para la insuficiencia renal crónica con el acto repetitivo de despegar materiales en serie hasta formar figuras sobre un canvas. Un trabajo tan limpio y callado que uno no quiere preguntar más, sólo escuchar.

El proyecto de Elena Wen le da el toque electro post punk al recorrido, con sus personajes animados/onomatopéicos que recuerdan a cómics asiáticos mexzclados con un paisaje soleado de estos lados. No tengo el realismo mágico necesario para describirlo, sólo sé que es un pasillo para abrir la boca un buen rato.

En el primer piso, es inevitable detenerse frente al trabajo de Luis Cornejo y de Eduardo Lytton, que debería tener una puerta o una escalera de colores luz que se conecte con las animaciones de Elena. En el salón más grande, justo al lado de la entrada, está la zona donde uno debería caminar desde lejos para desempacar, poco a poco, lo que logre escanear de las obras de la Torana.

Es mejor entrar de lado, siguiendo las recomendaciones que se hacen al tratar de descifrar el campo energético de alguien. Sin mirar directamente, intentar comprender, desde la limpieza de las formas esculpidas por artesanos, un espacio y tiempo. No es exotismo, no es exteriorismo, no es indigenismo. Es Latinoamérica desde Guatemala muy en el 2013, muy desde las vivencias de cada integrante del colectivo, desde un silencio que sólo se puede estudiar con pinzas.

La bienal centroamericana de este año es un lugar donde se debe ir con la idea de desempacar, descontener, des-zippear los chunchitos contenidos en esas paredes extrañas. Menos pretenciones, más silencio, más aprendizaje, es lo que se ha ganado con los años. Más proceso, menos obras, más cuestionamientos, menos conclusiones: Hace semanas no pensé que lo diría pero es bueno estar aquí.

Matar zombies, matar especies exóticas, matar mujeres

Matar zombies, matar especies exóticas, matar mujeres. Ese será nuestro lema para la posteridad postmoderna, valga la redundancia. Lo de andar con el tema del femicidio a tuto no es por puro gusto ni es histeria colectiva. Una tiene que dar cada paso del día con el tema como si fuese la cosa más cotidiana y maravillosa del mundo. Hoy me llegó este correo y pues, aprovechando que las cadenas de correo son innecesarias, prefiero compartirlo por esta vía. El resto se explica solo: Apoyemos a Sigrid. No aceptemos más violencia realizada por ignorantes trasnochados.

From: Sigrid Meijer [mailto:sigrid@cablenet.com.ni
Sent: sábado, 11 de agosto de 2012 05:33 p.m.
Subject: RV: Queja sobre “chiste”: falta de respeto de Claro para las mujeres

 

Hola amigas y amigos, quisiera, si es posible, su apoyo en lo siguiente. He escrito el siguiente mensaje de queja a Claro por un “chiste” que recibí en mi celular esta mañana burlándose sobre la violencia contra las mujeres. No tengo mucha ilusión que me van a responder, entonces quisiera apoyo de ustedes en lo siguiente:

 

1)      Mandar un correo a Claro (más que todo si han recibido este mensaje) reclamando la empresa

2)      Si alguien tiene un contacto directo con alguien en Claro con toma de decisión, mandarme el contacto, para quejarme a un nivel más alto

3)      Mandarme nombres y correos electrónicos de medios que pueden dar publicidad al hecho que una compañía telefónica está mandando este tipo de mensajes vergonzosos.

4)      Mandarme nombres y correos de alguien en la Red de Mujeres contra la Violencia o otra organización de mujeres para ver la posibilidad de denunciar este hecho bajo la ley 779

5)      Nunca dejar este tipo de mensajes o comportamiento sin reacción

 

 

Espero su apoyo y solidaridad a mi acción, saludos,

 

Sigrid

 

Mi mensaje a Claro era lo siguiente:

 

Estimado/a,

 

Ya he hecho una llamada al servicio al cliente por teléfono, pero estoy tan molesta, que quisiera de Claro una disculpa pública sobre lo siguiente:

 

Hoy, el 11 de Agosto 2012 a las 11.43 entró en mi celular un mensaje de 1414 de Claro, supuestamente con un chiste:

Que buenas han salido nuestras mujeres. Porque limpian y cocinan. No, porque no se rompen por mucho que las maltrates.

 

Este es increíble! Como mujer luchando ya años para la equidad en este país y contra la violencia contra las mujeres, que es un problema gravísima, me siento insultada por este mensaje de Claro.

 

Yo ni sé exactamente como recibo estos chistes, yo nunca les he pedido, pero este no es mi queja ahora, yo estoy molesta por el contenido de este mensaje!

En el servicio al cliente por teléfono me respondieron que no voy a recibir más estos chistes, pero este no es la solución, porque todavía muchas otras personas van a recibir estos mensajes que se burlan de la violencia contra las mujeres.

 

Me gustaría saber a cuantas mujeres y hombres les ha llegado esta mañana este “chiste”. Mirando las cifras de violencia contra las mujeres de la Policía Nacional, este no es nada un tema humorístico. Con la nueva ley 779 pienso que hasta puedo denunciar a Claro por difundir este tipo de mensajes con el apoyo de la Red de Mujeres contra la Violencia y estoy pensando dar publicidad a este “chiste” por los medios de comunicación!

 

Pido una disculpa pública de la compañía para todas las mujeres en Nicaragua (y a los hombres también) y me gustaría que Claro ofrece mandar de gratis en Noviembre mensajes a todos sus clientes para la campaña contra la violencia!

 

Espero una respuesta pronto a mi queja.

 

 

Sigrid Meijer

+505-88520643

Miopía

Soy miope desde la adolescencia. Esa característica no me hace menos capaz de adaptarme a las necesidades de un mundo extraño y deforme. Tampoco hay mucha diferencia entre lo que yo veo y lo que ve la señora al lado mío en el rótulo de las promociones del supermercado, todo porque encontré una forma de emular la visión 20/20: Unos grandes anteojotes. O en algunos casos, lentes de contacto.

Imagen

Los miopes no estamos esperando salir a la calle y ver grandes rótulos luminosos que se adapten a nuestros ojos incapaces de enfocar a distancia. Una condición básica de supervivencia es ubicarse en el espacio y tiempo en el que uno vive… con todo lo que eso implica.

La palabra ética proviene del griego êthos y significaba, originalmente, estancia, lugar donde se habita. Uno se ubica en el espacio y tiempo donde vive a través de la observación y la adaptación… Un par de anteojotes para evitar una visión miope de la realidad es el apoyo perfecto para tomar una posición ética. Aristóteles sintetizó un poco más el término y la aterrizó como manera de ser, carácter. Este se construye a través de la repetición de actos, la creación de hábitos.

Imagen

Parece que el mundo de la publicidad, el diseño y en muchos casos el arte se ha querido parquear lejos del debate de la ética y se vanagloria de ser miope. En algún momento ellos fueron decisivos para la construcción de nuevos paradigmas, pero existe una discusión que ahora cuestiona si dejaron o no de serlo. Al menos en Centroamérica, los estándares publicitarios siguen siendo los básicos….

Cuando hablo de básicos me refiero a los procesos relacionados con la supervivencia vital que nos exige nuestra corporalidad: Nacer, comer, dormir, reproducirse, morir. Un mensaje básico no presenta un significado profundo más allá de la lectura inicial, ya sea en cuanto a contenido o forma.

Imagen

Básico es el fotógrafo que hace un desnudo a contraluz de una mujer con proporciones perfectas, sólo porque él se autoproclama artista. Básico es el/la periodista que aborda un tema escarbando en la belleza hueca, pasividad o santidad de un personaje sólo por el hecho de ser mujer. Básicos somos nosotros, cuando pasamos de lejos frente a los rótulos que nos convierten en super girls o super moms por tener un súper celular que tiene ringtones de Beyonce.

No todos los mensajes básicos son antiéticos. Para entender por qué, tendríamos que hablar un poco sobre qué es sexismo.

Marcela Lagarde lo define como la opresión social fundamentada en la diferencia sexual de las personas. En el caso de la publicidad, el sexismo apunta usualmente a las mujeres como protagonistas vacías de situaciones ficticias.

Imagen

La revista mexicana Violeta, afirma que la publicidad es sexista cuando difunde un mensaje o una imagen que degrada a la persona por razón de su sexo y cuando se presentan estereotipos que refuerzan roles tradicionales que tienen como resultado la disminución o subordinación de un sexo frente al otro.

El sexismo en la publicidad no es una situación aislada: Incluso las publicaciones o empresas que se autoproclaman conocedores de su mercado meta y de sus necesidades, presentan a las mujeres como espectadoras pasivas, asociadas a trabajos meramente reproductivos y con una identidad sustentada sólo en las labores que realizan para complacer a los demás. Ni hablar de la victimización y la lucha por la perfección física inalcanzable.

Dolce & Gabanna sacó este anuncio que, espero, haya sido realizado por su agencia para crear polémica. La imagen dio por supuesto la vuelta al mundo en el 2007. Varias instituciones se pronunciaron no sólo por la objetualización del cuerpo de la mujer, sino porque se aprueba, de manera implícita, el uso de la violencia y el sometimiento de la mujer a través de la fuerza. El anuncio fue removido de varios medios, pero mantuvo su polémica en las redes sociales.

La comisión europea tuvo la maravillosa idea de realizar este anuncio para estimular a las muchachas a involucrarse en ciencia. A través de “It’s a girl thing” se intenta empoderar a mujeres y hacerles ver que por ser científicas, no se tiene que ser fea o andar en esos zapatos planos de las abuelitas. Para ser científica sólo hay que posar frente a un modelo masculino en bata de médico y embarrarse la cara de maquillaje. Genios.

Hablar de sexismo, aparte de ser una cuestión de autoestima social, es además una cuestión de regulaciones internacionales. Desde el punto de vista ético, el sexismo se ha discutido desde el siglo XIX y se plantea desde el precepto de que toda nuestra construcción social y moral está basada en valores impuestos por hombres, por una cosmovisión patriarcal y masculina. Por lo tanto, excluyentes y antiéticos.

Imagen

Por contradictorio que parezca, el 1ero de Marzo de 2006, dentro del ámbito de la Unión Europea, la Comisión aprueba la “Hoja de Ruta para la igualdad entre hombres y mujeres (2006-2010)” donde, entre otras medidas, se incluye la de eliminar los estereotipos sexistas en los medios de difusión y se plantea lo siguiente:

“Los medios de difusión tienen una función clave en la lucha contra los estereotipos sexistas. Pueden contribuir a presentar una imagen realista de la competencia y el potencial de las mujeres y los hombres en la sociedad actual y evitar retratarlas de manera degradante y ofensiva”.

El Fondo para el Desarrollo de la Mujer de Naciones Unidas UNIFEM otorga cada año un premio de publicidad no sexista en Iberoamérica. Se definen una lista de características a través de las cuales podemos identificar la publicidad sexista:

  • Los que difunden imágenes estereotipadas de mujeres y hombres.
  • Asocian a mujeres y varones como usuarios exclusivos de ciertos productos o servicios (por ejemplo, las mujeres promocionan artículos de limpieza, electrodomésticos, cosmética, comida, y los varones autos, bebidas e inversiones).
  • Expresan violencia (física, emocional o psicológica) y/o subordinación.
  • Transmiten una imagen de incapacidad y/o dependencia de mujeres u hombres para realizar tareas no habituales para su género (desde limpiar una casa hasta arrancar un auto u ocuparse de los niños).
  • Explotan el cuerpo o la sexualidad para vender productos.

A fin de cuentas, ¿a qué hora empezó esto? No soy la persona más adecuada para plantear hipótesis sobre el inicio del sexismo. Sí puedo señalar sobre el inicio de las representaciones femenino/masculino occidentales que aún permean los catálogos, las revistas de cine, los tristes periódicos y las gigantografías de revistas de sociedad.

John Berger ha hecho un trabajo refrescante sobre los roles femeninos en representaciones renacentistas publicidad actual. La sorpresa es que, mientras todos apuntamos a unos ideales sexistas en nuestro entorno social, los estamos reproduciendo por inercia post-colonial. La mujer, como ser incompleto, se posiciona frente al espectador buscando ser completada. La mujer se muestra débil, confundida, desorientada. Está sexualizada, fraccionada, infantilizada. En otras palabras, huecas… desde el renacimiento.

Imagen

Cindy Sherman, artista, fue una de las primeras en plantear la representación femenina en el cine y la publicidad occidental. Su trabajo retoma obras y fotografías importantes de personajes femeninos como víctimas de las circunstancias de un mundo que necesita ver a las mujeres puestas en ridículo, minimizadas, victimizadas.

Virginia Warren, en su libro “Feminist Directions in Medical Ethics, Thirteen Moral Questions in Ethics”, dice: La mujer estereotipada – con todos sus órganos reproductivos, emociones y vínculos afectivos hacia otros – no calza en la categoría de ser humano común y corriente.

Sexismo Nicaragua

En la región, difícilmente se regulará la publicidad sexista con lineamientos éticos locales. Quedasen fuera del juego casi todos los medios escritos nacionales, los canales de televisión tuviesen que empezar a hablar de género a su personal y lo más inverosímil: en las agencias de publicidad, probablemente se necesitasen mujeres u hombres con cierta cultura general en cargos de creatividad.

Entonces, al finalizar esta plática, será necesario que todas empecemos a recoger esos restos desmembrados, aberrantes e infantilizados de las mujeres que venden cerveza en los rótulos. Redescubramos que, detrás de nuestros ojos y nuestras proporciones físicas diversas, hay personas completas, antes que seres sexualizados y cansados.

La publicidad en Nicaragua no tiene vista ni anteojos, necesita voluntarias que renuncien a adaptarse a la visión borrosa de las agencias y empiecen a exigir que ellos se adapten a un mundo enorme con un futuro competitivo liderado por mujeres. Si no me creen, miren a la persona que tienen al lado.