La revolución que no conocí en los Carlitos

Si sos de mi generación o menor, es probable que la revolución te tenga hasta los ovarios. Para mí, este tema es como la familia: La amás tanto como odiás sus vicios, la querés olvidar tanto como la querés recordar. Me refiero a la revolución producto del registro histórico inamovible que ocurre cuando cae en las manos del poder: el arte con temas re-re-re-revolucionarios es el disco rayado nicaragüense por excelencia. Ni hablar de la identidad corporativa de un gobierno disque sandinista que porta llaveros de mártires para sus Tucson del año. Esa revolución, plana, confundida y estereotipada, es un peligro.

Ventana-01-Miguel

Hace un par de meses entró por la puerta de Veinti3 la fotógrafa y artista Margarita Montealegre: me traía gran parte de sus fotos en una carpeta. Con toda la humildad de los y las grandes, ella entra sin pedir asiento, sin pedir tiempo y frunce el ceño cuando una le explica lo que implica el traspaso de sus fotografías a un medio digital. Abrí la carpeta y perdí el aire: olvidé la revolución recordada. Estas fotos eran la revolución olvidada, la inmediata, la del presente, esa de los chavalos que no tenían instagram ni se podían hacer selfies con Hashtags haciendo el duckface. La Margarita logra captar el caos con naturalidad porque es una infiltrada, una chavala con cámara y adrenalina en mano, tratando de recoger todo lo urgente.

Quien la conoce personalmente sabe que ella está libre de adultismos, clasismos, racismos y machismos: esa mirada horizontal logra convertirla en una espectadora con un ojo en estado salvaje, como diría Breton. Esa falta de prejuicios la hace captar dinámicas de niños y niñas como si fuera una niña más, las dinámicas de la muerte como quien está viendo a alguien nacer y las dinámicas de la resilencia como quien ha vivido en ella toda la vida, sobrellevando la oscuridad con una sonrisa.

Niños-Gritan-01-Miguel

La Margarita me devolvió la revolución que no conocí en los Carlitos, ni el Chocoyito Chimbarón, ni en los mártires de mi familia o de la familia de mi familia. Es una revolución que tampoco había encontrado en los árboles de la vida de las calles de Managua ni en el publi-periodismo “experimental” que realizan los canales de televisión comprados por el gobierno. Tampoco la encontré en las violaciones reiteradas a los derechos humanos de miles de personas con la concesión del canal interocéanico a empresas turbias. La revolución que quiero comprender y estudiar la encontré en los granos reventados de unas fotos bestiales, reveladas entre los ochenta y los setenta, disparadas por una fotógrafa genial que maneja un carrito amarillo y se niega a comprar un teléfono inteligente.

Advertisements

5 thoughts on “La revolución que no conocí en los Carlitos

  1. Hola! Sí, estarán disponibles en el libro inédito de Margarita Montealegre a partir del 25 de marzo, fecha en la que se presentará el libro en el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica en la UCA, Managua. Es una presentación abierta al público, posteriormente el libro estará disponible en librerías locales de Managua. Saludos!

  2. Que lindo comentrio, ademas que es cierto que una parte importante de la historia grafica de la Revolución es obra de la Margarita

  3. Linda mirada desde tu generación a la revolución verdadera “no a la de los llaveros de los mártires para las camionetas tucson”. Me gusta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s